Éramos tres hermanas (variaciones sobre Chejov)

La Compañía Nacional de Teatro ofrece corta temporada de Éramos tres hermanas (variaciones sobre Chejov)

o   Autoría y dirección de José Sanchis Sinisterra

o   Con Ana Ofelia Murguía, Marta Verduzco y Marta Aura, actrices del elenco estable de la Compañía

o   Hasta el 27 de noviembre en la Sala Héctor Mendoza, con funciones de jueves a domingo

Para José Sanchis Sinisterra, autor y director de la obra Éramos tres hermanas (variaciones sobre Chejov), la inmersión en el universo chejoviano que hace mediante esta obra tiene una doble lectura, interesante tanto para el espectador que conoce el trabajo del autor de Tío Vania, como para el que no está familiarizado con su dramaturgia.

“Es una obra no habitual que tiene tanto de Chejov como de Beckett y de Pinter”, comenta Sanchis Sinisterra sobre este montaje protagonizado por Ana Ofelia Murguía, Marta Verduzco y Marta Aura que tiene nueva y corta temporada en la Sala Héctor Mendoza hasta el 27 de noviembre, los jueves y viernes a las 20:00, los sábados a las 19:00 y los domingos a las 18:00.

Estrenada en el Teatro de La Abadía en Madrid por la Compañía Patrium, Éramos tres hermanas contó para su estreno en México, en septiembre de 2015, con la dirección de José Sanchis.

El dramaturgo, investigador y pedagogo se dijo feliz de poder trabajar con “estas tres grandes damas del teatro mexicano”, privilegio que repitió con Ana Ofelia Murguía, a quien dirigió para la escenificación de su obra El retablo de El Dorado, mientras que tanto Marta Verduzco como Marta Aura han interpretado a dos de sus personajes femeninos en El cerco de Leningrado.

La obra de Sanchis propone que las tres hermanas creadas por Anton Chejov, a fuerza de quedarse solas, añorar el pasado, lamentar su presente y escrutar el futuro, han caído fuera del tiempo y, como huéspedes de una obra de Samuel Beckett, se ven obligadas a rememorar una y otra vez su historia, quizás para llegar a entender por qué sufren, y así encontrarle un sentido a su vida.

“Al deconstruir el texto original de Chejov, compuse una partitura textual cuajada de trampas para el trabajo interpretativo y el resto de los códigos escénicos; trampas que nos han obligado a todos a entrelazar lógicas diversas y poéticas heterogéneas.

“Sin embargo, no es este el principal factor de complejidad de la obra, sino la contradicción fundamental (y originaria) de mi propuesta (o experimento) textual: la ambición de concentrar la sustancia y la esencia de la obra original –por la que siento una profunda admiración– mediante la presencia y la voz de los tres únicos personajes que el título destaca: las tres hermanas, sin perder de vista que en todo el teatro de Chejov los supuestos protagonistas adquieren su relevancia en medio de una maraña de seres que, muy a menudo, parecen disputarles el centro de la historia”.

Éramos tres hermanas se escenifica bajo la dirección de remontaje de Gema Aparicio. Cuenta con el diseño de escenografía e iluminación de Patricia Gutiérrez, de vestuario de Estela Fagoaga y música original de Alberto Rosas y Victoria Benet.

La Sala Héctor Mendoza está ubicada en Francisco Sosa 159, entre Melchor Ocampo y Encantada, colonia Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, Ciudad de México. Entrada libre, cupo limitado. Informes y reservaciones en el correo electrónico públicos.cnteatro@inba.gob.mx